CONTRAPUNTEO CUBANO TABACO AZCAR PDF

Arashigul View online Borrow Buy. Thanks for telling us about the problem. The first half of the text, although a pleasure to read, lacks proper weight as a historical piece as Ortiz seems more concerned with discovering new literary flourishes to illustrate the same point rather then providing more historical detail. In order to set up a list of libraries that you have access to, you must first login or sign up.

Author:Babar Yozshushura
Country:Peru
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):17 March 2014
Pages:349
PDF File Size:9.67 Mb
ePub File Size:2.86 Mb
ISBN:904-4-11319-888-4
Downloads:52450
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Vibei



Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar. Prlogo de Julio Le Riverend. Caracas: Biblioteca Ayacucho: Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar As, en lo interno como en lo externo, estudiar la historia de Cuba es en lo fundamental estudiar la historia del azcar y del tabaco como los sistemas viscerales de su economa La caa de azcar y el tabaco son todo contraste.

Dirase que una rivalidad los anima y separa desde sus cunas. Una es planta gramnea y otro es planta solancea. La una brota de retoo, el otro de simiente; aqulla de grandes trozos de tallo con nudos que se enrazan y ste de minusvlidas semillas que germinan. La una tiene su riqueza en el tallo y no en sus hojas, las cuales se arrojan; el otro vale por su follaje, no por su tallo, que se desprecia.

La caa de azcar vive en el campo largos aos, la mata de tabaco slo breves meses. Aqulla busca la luz, ste la sombra; da y noche, sol y luna. Aqulla ama la lluvia cada del cielo; ste el ardor raudo de la tierra. A los canutos de la caa se les saca el zumo para el provecho; a las hojas del tabaco se les seca el jugo porque estorba.

El azcar llega a su destino humano por el agua que lo derrite, hecho un jarabe; el tabaco llega a l por el fuego que lo volatiliza, convertido en humo. Blanca es la una, moreno es el otro.

Dulce y sin olor es el azcar; amargo y con aroma es el tabaco. Contraste siempre! Alimento y veneno, despertar y adormecer, energa y ensueo, placer de la carne y deleite del espritu, sensualidad e ideacin, apetito que se satisface e ilusin que se esfuma, caloras de vida y humaredas de fantasa, indistincin vulgarota y annima desde la cuna e individualidad aristocrtica y de marca en todo el mundo, medicina y magia, realidad y engao, virtud y vicio.

El azcar es ella, el tabaco es l la caa fue obra de los dioses, el tabaco lo fue de los demonios; ella es hija de Apolo, l es engendro de Proserpina Para la economa cubana, tambin profundos contrastes en los cultivos, la elaboracin, en la humanidad. Cuidado mimoso en el tabaco y abandono confiante en el azcar; faena continua en uno y labor intermitente en la otra; cultivo de intensidad y cultivo de extensin; trabajo de pocos y tarea de muchos; inmigracin de blancos y trata de negros; libertad y esclavitud; artesana y peonaje; manos y brazos; hombres y mquinas; finura y tosquedad.

En el cultivo: el tabaco trae el veguero y el azcar crea el latifundio. En la industria: el tabaco es de la ciudad y el azcar es del campo. En el comercio: para nuestro tabaco todo el mundo por mercado, y para nuestra azcar un solo mercado en el mundo.

Centripetismo y centrifugacin. Cubanidad y extranjera. Soberana y coloniaje. Altiva corona y humilde saco El tabaco es oscuro, de negro a mulato; el azcar es clara, de mulata a blanca.

El tabaco no cambia de color, nace moreno y muere con el color de su raza. El azcar cambia de coloracin, nace parda y se blanquea; es almibarada mulata que siendo prieta se abandona a la sabrosura popular y luego se encascarilla y refina para pasar por blanca, correr por todo el mundo, llegar a todas las bocas y ser pagada mejor, subiendo a las categoras dominantes de la escala social Fumar el primer tabaco, aun cuando sea a hurtadillas de los padres, es como un rito de passage, el rito tribal de iniciacin a la plenitud cvica de la varona, como una prueba viril de fortaleza y dominio ante las amarguras de la vida, sus candentes tentaciones y el humo de sus ensueos En el torcido, el fuego y las humosas volutas del tabaco hubo siempre algo de revolucionario, algo de retorcimiento bajo la opresin [] Por esto el reciproco ofrecimiento del tabaco es un fraterno rito de paz [] En el instante de encontrarse por vez primera Europa con Amrica, sta le ofreci tabaco en seal de amistad Ahora, en esta poca que atena el dimorfismo sexual de los sexos, fuma la mujer quizs tanto como su rudo compaero.

Pero, aun hoy da, ella se limita a fumar cigarrillos, que son los nios de los cigarros, embriones de masculinidad, muy envueltitos con papeles finos y boquillitas de oro y hasta muy olorosas, dulzarrones y corrompidos como mancebos afeminados Solamente por sus colores la nomenclatura cubana del tabaco para la fuma es tan abundosa como la de los antroplogos para las razas humanas.

La coloracin de las vitolas, como la de las mujeres, no es un simple problema de brunettes y blondes o de rubias y trigueas. As como el cubano distingue en las mujeres desde la negra retinta hasta la blanca dorada, con una larga serie de pigmentaciones intermedias y entremezcladas, y las clasifica a la vez segn sus colores, atractivos y rangos sociales, as conoce tambin los tipos de los tabacos claros, colorado-claros, colorados, coloradomaduros, maduros, ligeros, secos, medios-tiempos, finos, amarillos, manchados, quebrados, sentidos, broncos, puntillas y otros ms hasta los botes y colas, ya en la inferioridad social de los tabacos El consumir tabaco, o sea el fumar, es un acto personal de individualizacin.

El consumir azcar no tiene nombre especfico, es un acto comn de la gula. Por esto, el fumador est en el vocabulario, pero no existe el azucarador El azcar fue siempre negocio de escrituras, pagars, libranzas sobre el extranjero y litigiosos empapelamientos en los tribunales cubanos; mientras el tabaco era negocio de onzas de oro sonante pagadas a mano, y de mantenimientos fiados por un simple tendero rural.

El trato del azcar fue escrito en el papel, el del tabaco fue dejado a la palabra [] Dirase que el trabajo del azcar es un oficio y el del tabaco es un arte. En aqul predominan mquinas y braceros; en ste siempre se exige la pericia individual del artesano 42 El azcar nace sin apellido propio, como esclava.

Acaso sea conocida por aquel que le preste su amo, el de la plantacin o del ingenio, pero en un proceso econmico nunca se apartar de su tpico descaste igualitario [] Ser como decirle mujer; pero slo mujer, sin apellido de linaje, ni de bautismo, ni de guerra, ni de amor. El azcar nace como muerte y vive: annima, como avergonzada de vivir sin apellido, arrojada a un lquido o a una brasa batida donde se diluye y desaparece como predestinada al suicidio en las aguas de un lago o en los turbiones de la sociedad El tabaco desde que nace ya es y se llama tabaco.

As lo llamaron los espaoles con vocablos de los indios, as lo llama hoy el mundo, as se llama siempre Los polvos de tabaco fueron para los cortesanos, seorones y clrigos de antao, en Europa, un hbito de gran distincin social, como el de llevar en el squito sendos negritos esclavos, monos, loros guacamayos En el siglo XIX la produccin sacarfera llega en Cuba al mximum del proceso histrico de su industrializacin [] Baste aqu decir que los principales fenmenos caractersticos de la presente industria azucarera cubana, como igual ocurre en mayor o menor grado en las otras Antillas, y como acontece en parte en otras industrias anlogas, son los siguientes: maquinismo, latifundismo, colonismo, trata de braceros, supercapitalismo, ausentismo, extranjerismo, corporativismo e imperialismo La produccin del azcar, repitamos, fue siempre empresa de capitalismo por su gran arraigo territorial e industrial y la magnitud de sus inversiones permanentes.

El tabaco, hijo del medio salvaje en la tierra virgen, es un fruto libre, sin yogo mecnico, al revs del azcar, que es triturada por el trapiche En el tabaco la produccin ha sido ms personal y su trabajo tuvo patriarcalismo y familiaridad. El azcar fue industria annima, labor multitudinaria de esclavos o de cuadrillas de jornaleros, arreados por los mayorales del capital. El tabaco ha creado clase media, burguesa libre; el azcar ha creado clases extremas, esclavos y amos, proletarios y hacendados El tabaco siempre ha sido dominado econmica y polticamente por el poder interno; quien ha mandado en Cuba ha gobernado, bien o mal, sobre el tabaco.

El azcar, al contrario, ha sido gobernado por una fuerza extranjera superimpuesta al poder insular En conclusin, desde el mismo origen de la produccin sacarfera en el siglo XVI, toda la historia de Cuba se entreteje alrededor de la fornea dominacin azucarera, la cual siempre ha exigido el predominio de sus intereses lucrativos y lejanos sobre los nacionales del pas [] En la historia colonial de Cuba el azcar fue absolutista espaol, el tabaco fue libertador mamb.

El tabaco ha influido ms a favor de la independencia nacional. El azcar ha significado siempre intervencin extranjera. Pero ya hoy da por desventura todo lo va igualando ese capitalismo, que no es cubano, ni por cuna ni por amor La lectura no cabe en los ingenios de azcar, en cuya casa de calderas no se pueden escuchar voces humanas. Ya ni se oyen las rtmicas canciones de trabajo con que antao los esclavos daban mpetu y ritmo a sus faenas [] En el tabaco, en cambio, la galera del taller puede permanecer silenciosa si se acalla el vocero en las conversaciones [] Por eso ha sido posible establecer en las tabaqueras una costumbre tomada de los refectorios de los conventos y de las prisiones, cual es la de la lectura en voz alta para que la oigan todos los operarios mientras dura su tarea en el taller No hay pues, para los versadores de Cuba, como habra querido aquel arcipreste apicarado, una Pelea de Don Tabaco y Doa Azcar , sino un mero discreteo que debiera acabar, como los cuentos de hadas, en casorio y felicidad.

En la boda del tabaco con el azcar. Y en el nacimiento del alcohol, concebido por obra y gracia del espritu satnico, que es el mismo padre del tabaco, en la dulce entraa de la impurisima azcar. Trinidad cubana: tabaco, azcar y alcohol Del fenmeno social de la transculturacin y de su importancia en Cuba Entendemos que el vocablo transculturacin expuso mejor las diferentes fases del proceso transitivo de una cultura a otra, porque ste no consiste solamente en adquirir una distinta cultura, que es lo que en rigor indica la voz anglo-americana aculturation, sino que el proceso implica tambin necesariamente la prdida o desarraigo de una cultura precedente, lo que pudiera decirse una parcial deculturacin, y, adems, significa la consiguiente creacin de nuevos fenmenos culturales que pudieran denominarse de neoculturacin Intereses relacionados.

BRANQUEAMENTO DOS CORAIS PDF

Equality PDF

Gakora Goodreads helps you keep track of books you want to read. Nate rated it it was amazing Jun 29, Tabac to content Skip to search. The humanistic and egalitarian aspects of tobacco are stressed through some tanaco extreme but nonetheless elegantly illustrated narratives in the first half of the book. Emma McDonell rated it it was amazing Mar 28, In order to set up a list of libraries that you have access to, you must first login or sign comtrapunteo.

JEECUP ORG HELP CENTER PDF

Citas Ortiz Contrapunteo Cubano

Alfonso rated it really liked it Sep 02, Fernando Ortiz fa un lavoro stupendo! These online bookshops told us they have this item: Physical Description p. Cristina rated cintrapunteo really liked it Mar 22, Aczar 09, Ranald rated it really liked it Recommends it for: We were unable to find this edition in any bookshop we are able to search. Contrapunteo cubano del tabaco y el azucar: Alexander Fernandez rated it it was amazing Sep 21, Justin Abraham rated it liked it Nov 19, Nate rated it it was amazing Jun 29, To include a comma in your tag, surround the tag with double quotes.

Related Articles